Modric encauza el camino a la décima del Madrid

El Real Madrid cumple la machada de pasar a cuartos de la Champions League dejando una resaca de tintes agridulces entre la parroquia blanca. A pesar de la proeza en Old Trafford, el equipo no ha dejado entrever superioridad alguna hasta gozar de ventaja numérica debido a la expulsión de Nani por juego peligroso con contacto; acción que se traduce por patada al pecho, sin posibilidad de jugar el balón, validada con la tarjeta roja. La excusa es que el jugador portugués no estaba pendiente de la llegada de Arbeloa y el choque, bien es cierto, es fortuito.

Hasta la remontada, el Manchester esperaba agazapado atrás cerrando la posibilidad de que el Madrid lanzara sus eficientes contragolpes, mientras que los merengues daban palos de ciego triangulando en el medio del campo sin sembrar ocasiones porque no atisbaban huecos por los que avanzar en el campo. El envite adoptó claro color local cuando los diablos rojos estrenaron el marcador en un golpe de infortunio de Sergio Ramos que acabó marcando en propia meta. El discurrir del partido hasta el momento unido a la lesión de Di María hacía presagiar los peores augurios en la hinchada madridista, hasta que el Madrid pasó a tener superioridad numérica.

Tras el incidente surgieron quince minutos de claro predominio blanco, que hoy lucía el uniforme suplente verde picoleto, aprovechados por los merengues para voltear la eliminatoria. Mourinho con la intención de entrar en el área inglesa como cuchillo en mantequilla dispuso en liza todo el material ofensivo que citó en la contienda, a excepción de ‘el gato’ Benzema que sólo hizo el amago de salir ya que tras el segundo tanto, cuando estaba a punto de participar en la ofensiva blanca, volvió al banquillo.

El primer gol merengue, obra de Luka Modric, tuvo una factura estratosférica, punto álgido del gran partido cosechado por el croata con el que vindica mayor participación en el campo. Tras una combinación en el área que dio pie a una internada de ‘pipa’ Higuaín, Cristiano Ronaldo cerró el marcador a pase del argentino con un nuevo tanto. El portugués no celebró el gol por respeto al único estadio ajeno a su equipo donde los seguidores no increpan furibundos al astro de Madeira sino que le vitorean cuando anuncian su participación en el partido. El preludio a la remontada fue un remate de cabeza tras un córner que despejó claramente con el brazo Rafael, infracción que el árbitro dejó en el limbo.

Lo más negativo del encuentro es que cuando el Madrid embocaba con margen la eliminatoria mostró la peor imagen. La salida de Pepe extinguió la avalancha merengue, momentos finales en los que el Manchester tuvo chances para empatar el partido y poner la eliminatoria en un brete. Un sobresaliente Diego López impidió abrir un ápice las posibilidades inglesas con varias intervenciones de mérito, mientras la hinchada local nunca dejó de animar a un equipo que jamás bajó los brazos y que fue mejor pese a perder el partido.

El Madrid afronta el resto de la competición que forjó su mítica leyenda con el aditivo de haber vencido el trance por el que todos los equipos pasan antes de alzarse con el título. Todo campeón siempre tiene algún partido en el que la suerte hace que cuando la moneda caiga de canto acabe tirando a su lado, un motivo más para que la Champions pinte cada vez más blanca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s