Derby madrileño en la final de Copa 1960 y 1961

En 1903 las autoridades deportivas españolas decidieron crear una competición nacional de fútbol que juntara anualmente a los mejores equipos del país en un torneo disputado bajo el formato de eliminatorias directas al que llamaron Campeonato de España y, que años más tarde, pasó a denominarse la Copa del Rey. Este torneo se convirtió instantáneamente en el más prestigioso que se celebraba en España, condición que mantuvo tal vigencia hasta que en 1928 se creara la Liga.

A pesar de ser la decana de las competiciones nacionales en el país, los dos equipos más importantes de la capital, Real Madrid y Atlético de Madrid, nunca cruzaron espadas en una final de Copa hasta la edición del año 1960. Los blancos por esas fechas ya se habían alzado con el trofeo en nueve ocasiones y los atléticos, por su parte, habían disputado tres finales sin conseguir ganar jamás la competición.

Esta primera contienda se celebró el domingo 26 de junio a las siete de la tarde en el feudo madridista, el estadio Santiago Bernabeu, bajo la atenta mirada del entones Jefe del Estado Francisco Franco y de otras importantes personalidades del régimen que manejaban con férrea autoridad el país.

El conjunto blanco de aquella época ha sido catalogado como uno de los mejores equipos de la historia del fútbol y además para la cita pasaba por uno de sus momentos álgidos ya que preparaba el encuentro con una quinta Copa de Europa recién rubricada gracias a los siete goles que le endosó al Eintracht de Frankfurt en la final celebrada en Glasgow. Por si fuera poco, para acceder a la final de Copa había eliminado al Athletic de Bilbao merced a los ocho tantos que les marcaron a los bilbaínos en la vuelta de unas semifinales que llegaba al Bernabéu con un tres a cero en contra. Con este bagaje el Madrid era el claro favorito en el envite ya que además todos los partidos de esa temporada que disputó en el Bernabéu se habían saldado con victoria blanca. El encuentro se celebró semanas antes de que el equipo viajase a Montevideo para jugar el partido de ida de la primera Copa Intercontinetal en el mítico estadio Centenario ante Peñarol, cita que marcaba el inicio de esta nueva competición que tuvo al Madrid por primer ganador.

No se puede sugerir que el Real Madrid no diera la suficiente importancia al lance y que los jugadores no tuviesen la motivación necesaria para salir enchufados al encuentro ya que los blancos llevaban trece años sin ganar la competición, cuando en 1947 levantaron por última vez el trofeo copero.

Por su parte, el Atlético de Madrid hasta la fecha nunca se había alzado con la competición y la afición colchonera abordaba la ordalía todavía con la herida abierta de la temporada anterior cuando las semifinales de la Copa de Europa les emparejaron con el eterno rival. Los atléticos lograron forzar un tercer partido de desempate en la eliminatoria que acabó ganando el Madrid por la mínima.

El entrenador rojiblanco José Villalonga, consciente de que el rival gozaba de clara superioridad técnica, planteó un ‘cerrojazo’ para intentar frenar a la excelsa delantera madridista con el polivalente Alberto Callejo sumado a la defensa, pero dejando claro en el planteamiento técnico la voluntad de su equipo por realizar contraataques con vistas a ganar el partido.

El encuentro parecía decantarse del lado blanco cuando en el minuto veinte Ferenc Puskás marcó un gol de córner directo, tanto que predispuso el partido para una cómoda victoria blanca sin holgura debido a la gran contención que la defensa atlética llevaba efectuando. Pero surgió un imprevisto. El delantero madridista Paco Gento cayó lesionado a renglón seguido. En aquélla época si un jugador se lesionaba podía abandonar el encuentro o permanecer en el terreno de juego haciendo lo que pudiera ya que no existían los cambios. ‘La Galerna del Cantábrico’ pese a que jugó con una muslera quedó inutilizado para el resto del encuentro y su participación desde entonces en el juego fue nula.

A pesar de ello, el Madrid momentáneamente siguió marcando la pauta del encuentro. El discutido árbitro del encuentro, el señor Birigay, eludió pitar un penalti cometido sobre Luis del Sol, desplazando cómodamente la infracción fuera del área.

La segunda parte comenzó como terminó, con el Madrid mandando, pero Puskás no amartilló la victoria blanca al errar dos claras ocasiones para marcar. A continuación el capitán atlético Enrique Collar logró empatar la contienda al aprovechar un estrepitoso fallo del defensa Manuel Quevedo Pantaleón, jugador sustituto del eficaz Marquitos, que se mostró durante todo el encuentro muy inseguro.

Tras el empate llegaron los primeros minutos de superioridad atlética pero el Madrid volvió a resurgir. Otra vez Puskás tuvo dos ocasiones claras para desnivelar nuevamente el marcador que no fructificaron. A renglón seguido, el Madrid logró forzar tres córners; en el último de ellos el Atleti armó un contraataque que acabó con el delantero rojiblanco guineano Miguel Jones alojando el balón en las mallas rivales, gracias a la pasividad del arquero internacional argentino Rogelio Domínguez. Cuando el Madrid exhibía una notable merma física al acusar jugar en la práctica con diez jugadores, la victoria del Atleti se hizo diamantina gracias al gol de Joaquín Peiró, marcado a cuatro minutos de finalizar el tiempo reglamentario.

El Atlético de Madrid logró vencer al Madrid pentacampeón de Europa en los noventa minutos que duró el partido, gesta que supuso, según afirmaron las crónicas de la época, “el aldabonazo más sonoro del año”. La apoteosis rojiblanca se vivificó en las palabras que el presidente de la entidad Javier Barroso le dijo a Collar en la celebración de la victoria en los vestuarios: “Capitán, te voy a ascender a comandante”.

Real Madrid: Domínguez; Pantaleón, Santamaría, Miche; Vidal, Zárraga; Herrerita, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento.

Atlético Madrid: Mandinabeytia; Rivilla, Callejo, Alvarito; Ramiro, Chuzo; Polo, Adelardo, Jones, Peiró y Collar.

Goles: 0:1 Puskas minuto 20. 1:1 Collar minuto 51, 2:1 Jones minuto 75, 3:1 Peiró minuto 86.

Revalida atlética

Sólo tuvo que pasar un año para que al Real Madrid se le ofrendara la oportunidad de resarcirse de la derrota en una nueva final de Copa que fue un remake de la celebrada la temporada anterior: contra el Atlético de Madrid y en el Santiago Bernabéu.

En esta ocasión el Madrid llegaba al encuentro con un equipo más sólido que en la final de la edición anterior. El entrenador merengue Miguel Muñoz contó esta vez con Marquitos y Pedro Casado en la composición de la defensa blanca, sustituyendo a los menos eficaces Miche y Pantaleón que jugaron la final del año pasado, para acompañar al uruguayo José Santamaría que repetía presencia en el once. Ganador de la Liga con holgura, el Madrid tuvo los esfuerzos centrados en las competiciones nacionales al caer en primera ronda de la Copa de Europa a manos del F.C Barcelona gracias a la inefable ayuda arbitral en los dos encuentros de la eliminatoria, situación novedosa en Europa para un equipo que había ganado todas las ediciones anteriores.

El Real Madrid llegaba a la final de la competición copera con un sólo partido perdido; el de la vuelta de las semifinales contra el Real Betis, tras eliminar al Hércules, Racing de Santander, y Athletic de Bilbao. El encuentro lo perdió por tres a uno debido principalmente a que gozaban de una holgada ventaja forjada en la ida: en el Bernabéu les cayeron siete a los verdiblancos.

Los blancos volvían a tenerlo todo de cara para levantar el trofeo y otra vez el Atlético contra pronóstico volvió a arrebatárselo. El conjunto colchonero había hecho una temporada en la Liga muy meritoria. Acabaron segundos a doce puntos del Real Madrid, cuando los puntos por victoria eran dos, pero sacando siete al Real Zaragoza, su inmediato perseguidor.  En la Copa eliminaron al Mestalla (filial del Valencia), al propio Valencia, al Tenerife y al Valladolid, remontando en el partido de vuelta en el Metropolitano un tres a uno adverso.

Lejos del cerrojazo planteado por José Villalonga en la edición anterior, el Atlético salió a ganar el partido con toda su delantera ocupada en labores ofensivas. La clave fue la superioridad atlética en el mediocampo cimentada gracias a que el defensa Isacio Calleja adelantó su posición al medio campo para marcar al creador de juego madridista Luis del Sol y Alberto Callejo, desde la posición de mediocampista, bajaba únicamente para frenar al escurridizo delantero blanco Mateos, que estuvo todo el partido en exceso individualista. Asimismo, el angoleño Jorge Mendoça retrasó un tanto su posición para servir de enganche con el resto de la delantera atlética a la vez que Miguel Jones interpolaba su posición en la derecha con el centro de la zaga madridista desarbolando a Santamaría que no podía cambiar su posición para marcar a Mendoça porque dejaba solo a Jones. De esta manera cuando el angoleño recibía el balón estaba libre de marca y con tiempo y espacio suficiente para poder gestar oportunidades atléticas.

Transcurridos quince minutos del partido la superioridad en el campo de los colchoneros era manifiesta a pesar de que Ferenc Puskás, como el año pasado, volvió a adelantar a los blancos, esta vez enganchando un rechace tras un remate de Del Sol en un corner en el minuto nueve. Las internadas de Joaquín Peiró dejaron siempre en evidencia a su marcador José María Vidal, que no fue capaz de sesgarlas durante todo el partido.

La victoria atlética empezó a tomar forma cuando, precisamente, Peiró empató el encuentro. Marquitos cedió el balón al delantero atlético en el medio campo, y el jugador viendo confianzudo el instante disparó desde cuarenta metros logrando marcar en el minuto veinte de la primera parte. Tanto que no hizo reaccionar al Madrid sino que prácticamente significó la puntilla a un equipo que se veía imposibilitado para superar el juego de los rojiblancos. Después del gol, las ocasiones atléticas siguieron sucediéndose, la más clara la tuvo Enrique Collar en el minuto treinta y seis.

Nada más empezar la segunda parte el Atlético acabó por desterrar cualquier atisbo de esperanza a los blancos al volver a marcar Peiró esta vez en jugada individual. El delantero sorteó dos defensas en el área y batió de tiro cruzado al portero blanco.

La tónica del partido seguía por los mismos derroteros con el Atlético, mejor posicionado, manteniendo el control del partido. Adelardo perdía un gol hecho cuatro minutos después del segundo gol, prefacio de la sentencia del encuentro, obra de Mendoça que marcaba a puerta vacía desde el área chica tras sucesivos rechaces en el minuto sesenta y nueve.

Al Madrid no le quedó más recurso que recurrir a la heroica. El astro argentino Alfredo di Stéfano adelantó su posición y a la desesperada consiguió marcar a sólo ocho minutos del final, espacio de tiempo restante donde el partido logró mantener cierta emoción.

El Atlético levantó su segunda Copa y además se llevó la honra de acceder como campeón a la primera Recopa que disputó un equipo español ya que en la descafeinada edición anterior sólo participaron diez países. Competición que ganarían los rojiblancos siendo este trofeo el único organizado por la UEFA que ganaron los atléticos hasta la European League de 2010, si exceptuamos una de poca enjundia como fue la Intertoto, lograda en 2007. El trofeo más preciado por la afición colchonera, la Copa Intercontinental organizada por la FIFA, la disputó por ausencia del campeón de Europa en 1974.

Real Madrid: Vicente; Marquitos, Santamaría, Casado; Vidal, Pachín; Mateos, Del Sol, Di Stéfano,Puskas y Gento

Atlético de Madrid: Mandinabeytia; Rivilla, Griffa, Calleja; Ramiro, Callejo; Jones, Adelardo, Mendoza, Peiró y Collar.

Goles: Puskas minuto 9 1-0, Peiró minuto 20 1-1, Peiró minuto 46 1-2, Mendoza minuto 69 1-3, Di Stéfano inuto 82 2-3.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s