Ser mod de los ochenta. Auge y caída de la primera ola en Madrid

Minientrada

Vítores, aplausos y besos abrigaban el pasado julio a Bradley Wiggins cuando hizo sonar para el ciclismo por vez primera el himno God Save The Queen en los parisinos Campos Elíseos. Enfundado en el maillot amarillo, prenda distintiva de los campeones del Tour de Francia, bruñía sonrisa y recibía parabienes cebando el orgullo más telúrico de los británicos. No sólo de ellos. Días más tarde el universo mod se hizo eco de que uno de los suyos se había catapultado, a fuerza de martillar pedales, a la cima mundial de uno de los deportes más duros y exigentes que ha ideado el ser humano. La sorpresa no fue tan mayúscula. Los mods ingleses iniciaron su relación con el ciclismo cuando en la década de los ochenta adoptaron el maillot como una prenda más de su vestuario.

Seguir leyendo en FronteraD (publicado 16/05/2013)

Anuncios